registrate para estar informado
  • Grey Google+ Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2018 by Editorial Turística Internacional.  TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

contacto@editorialturistica.com

Montevideo, Uruguay

  • News

Santo Domingo, la ciudad primada de América


El actual lema de la República Dominicana “lo tiene todo” también aplica a su capital, Santo Domingo.


por María Shaw La ciudad primada de América -fundada por Bartolomé Colón en 1496- es también la metrópoli más moderna y dinámica del Caribe. Allí lo antiguo y lo nuevo convergen a la perfección, desde la arquitectura y la historia de siglos de antigüedad, hasta los grandes centros comerciales, tiendas, galerías de arte, hoteles, restaurantes y cafés en las aceras.


Explorar la Ciudad Colonial -declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990- es una experiencia inolvidable. Antiguamente era el hogar de los colonos españoles, que construyeron la ciudad amurallada como modelo para el resto de las Américas.


El barrio histórico es un laberinto de calles estrechas, llenas de maravillas arquitectónicas, que van desde el siglo XVI hasta principios del XX. Visitar los sitios más antiguos de América, desde la primera catedral, la primera calle pavimentada, el primer monasterio, el primer hospital, la primera universidad y la primera fortaleza militar impresiona y emociona. Hoy es un área repleta de museos, iglesias, tiendas, teatros, hoteles boutique, restaurantes y parques.

Plaza Colón con monumento al almirante y Catedral


El tour por la ciudad se inicia por las escalinatas a un lado del “Fuerte Invencible”, para llegar al Parque Colón, uno de los más animados de la capital, un imán para dominicanos y turistas, repleta de músicos de merengue. En el centro de la antigua Plaza de Armas se encuentra una imponente estatua de Cristóbal Colón, y a un lado, la Catedral más antigua de América.


Conocida como Santa Iglesia Catedral Basílica Nuestra Señora de la Encarnación o Anunciación, Primada de América, construida entre 1510 y 1540, continúa erguida en todo su esplendor en el corazón de la ciudad. El edificio de estilo gótico, de 500 años de antigüedad, sigue siendo sede de ceremonias oficiales y celebraciones religiosas. Los restos de Cristóbal Colón fueron encontrados allí en el siglo XIX.

Por la antigua calle del Conde


La primera arteria comercial del Nuevo Mundo, la Calle El Conde continúa siendo muy popular; a lo largo de 10 cuadras, esta peatonal adoquinada atraviesa la Ciudad Colonial como su órgano principal.


El Hospital de San Nicolás de Bari (1503-1508) fue el más antiguo de América. Sobrevivió a numerosos eventos históricos, incluyendo ataques de piratas, terremotos y revoluciones. Sus ruinas son los restos de una espléndida pieza de arquitectura gótica y renacentista.

Convento de la Orden de los Dominicos


Con una llamativa fachada barroca de coral y piedra blanca, con diseños de cerámica, el Convento de la Orden de los Dominicos fue construido en el siglo XVI. Fue el hogar de 15 frailes enviados desde España, quienes establecieron la adyacente primera universidad de las Américas. Uno de ellos, Fray Antón de Montesinos, se convirtió en el primer defensor de los derechos humanos en América, al denunciar los abusos sufridos por los indígenas taínos. El interior presenta un impresionante diseño romano y gótico, con techos abovedados, capillas ornamentadas y un altar de caoba con adornos de pan de oro.

La Fortaleza Santo Domingo que mira al río Ozama, fue construida a principios del siglo XVI. Es la primera estructura militar permanente de América, marcando el inicio de la colonización española. Situado en el corazón de un extenso recinto amurallado, el fuerte de piedra coralina se asemeja a un castillo medieval y está marcado por una torre central de 21 metros de altura. También son visibles los cañones originales que dan al río y que protegían la entrada de la ciudad de piratas e invasores. En sus calabozos fueron mantenidos cautivos varios prisioneros, entre otros, nada menos que Cristóbal Colón.


La muralla de la Fortaleza conformó el eje de la legendaria Calle Las Damas, la primera pavimentada de las Américas y la más señorial del período colonial. Es que por allí se paseaban la esposa del virrey, María de Toledo, las damas de su corte, otros nobles de la Corona Española, así como navegantes y conquistadores como Hernán Cortés. Esta pintoresca y estrecha vía conecta con el palacio Alcázar de Colón, ubicado en la Plaza de España.

Hay otros sitios notables ubicados a lo largo de esa histórica arteria,como edificios coloniales convertidos en museos, embajadas y hoteles de lujo. Destaca una casa de piedra que fue la última morada en América de Cristóbal Colón en 1504 y el Panteón de la Patria,  lugar de descanso de los héroes nacionales. La antigua iglesia jesuita del siglo XVIII formaba parte del monasterio de la Compañía de Jesús. Luego de la expulsión de los jesuitas, fue almacén de tabaco, seminario, teatro y oficina del tesoro nacional hasta su restauración en 1956. La fachada es neoclásica y tiene un llamativo interior barroco, con un mural en el techo que representa el Juicio Final y una llama eterna ardiendo bajo él. Es protegida diariamente por una guardia de honor.

Museo de las Casas Reales


El Museo de las Casas Reales fue utilizado como la Corte Real del Gobernador de España en el siglo XVI, sede del palacio del gobernador, de la tesorería y de los tribunales de justicia. Hoy en día, el museo ofrece información sobre la historia del país, desde el período colonial en 1492 a la primera independencia de España en 1821. Hay exhibiciones de los múltiples viajes de Colón, con réplicas de sus naves y una colección de tesoros de la época colonial. El edificio en sí mismo es una destacada muestra de la arquitectura colonial, acentuada por vastos patios andaluces.


La Plaza de España es una impresionante explanada con vista de la ciudad antigua, que se encuentra al final de la calle Las Damas. Por un lado está flanqueada por el Alcázar de Colóny en el otro por una serie de restaurantes con terrazas al aire libre, como el afamado “Pat’E Palo” (establecido en 1505), donde almorzamos. En esta plaza se celebran grandes conciertos, espectáculos culturales y festivales.

Alcázar de Colón en la Plaza España


El Alcázar de Colón -uno de los íconos de la capital- es uno de los museos más populares de la Ciudad Colonial. El palacio de estilo gótico y renacentista, que fue terminado en 1512, fue la casa de Diego Colón, hijo de don Cristóbal y de su esposa María de Toledo. Con vistas a la Plaza de España por un lado y al río Ozama por el otro, es la residencia virreinal más antigua de América y el primer palacio fortificado, convertido en un museo, que exhibe muebles, arte, instrumentos musicales y armas del siglo XVI. Escaleras de caracol conducen a las bien conservadas habitaciones de la pareja y al lujoso salón de recepción iluminado por candelabros de cristal, donde se celebraban los eventos de la aristocracia española. La Ciudad Colonial está repleta de otros lugares religiosos impresionantes, a los que se puede llegar caminando. Es notable el Malecón que mira al Caribe, y mucho más de esa linda capital... pero esa es otra historia.

Mi agradecimiento al Ministerio de Turismo de República Dominicana, a ASONAHORES, a la  Asociación de Hoteles de Santo Domingo, a TransHotel y a Universal Assistance.

*foto de portada: entrada a la antigua ciudad fortificada

  • Google+ Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon