• News

El drama del turismo en tiempos de coronavirus


Siguiendo el ejemplo de los países que luchan contra el enemigo invisible llamado Covid-19, Brasil no puede vacilar en la definición de la estrategia de guerra que se está gestando para mitigar las impredecibles y variadas consecuencias de esta pandemia.


por Nelson Rocha*

En cuanto a Viajes y Turismo, nunca envuelto en una crisis tan aguda, la cadena productiva del sector tiene que pensar, analizar e intercambiar conceptos, buscando soluciones con el objetivo de recuperar las pérdidas de este desastroso 2020, que puede tardar hasta siete años. , según la Organización Mundial del Turismo.


La caída estimada en viajes para este año, según la OMT, es de entre un 20 y un 30%, lo que significa menos de 400.000 billones de dólares en gastos de viajeros de todo el mundo. En nuestro país, la Asociación Brasileña de Compañías Aéreas (ABEAR) en la última semana de marzo ya había registrado una disminución del 75% en la demanda nacional y del 95% internacional, en comparación con el mismo período del año pasado. Como uno de los pilares más importantes de la economía, el Turismo está obligado a dar en el clavo para futuras iniciativas, que deberán ser realmente inéditas, más asertivas, rigurosas y de larga duración.


La recesión está en la agenda de reuniones y en todas partes, por lo que incluso las crisis pasadas pueden y deben orientar las decisiones que el sector está discutiendo actualmente. Una mirada a los años 2002 y 2003 nos recuerda la expansión epidémica del SARS (síndrome respiratorio agudo severo), que mató a cientos de personas y afectó a la economía asiática. Sin embargo, los países de la región no dejaron nadar la actividad turística y literalmente morían en la playa.


En 2009, otra crisis, con un aspecto financiero global, resultó en la reunión de casi 40 millones de turistas en todo el mundo. En ese momento, Estados Unidos y la Unión Europea tomaron medidas que tuvieron impactos positivos y el turismo volvió a crecer en 2010, distribuyendo 60 millones de turistas más en los continentes, en comparación con el año anterior.


Ahora vivimos una crisis diferente, cuyo origen no está en las causas financieras o económicas de Occidente. El motivo de la pandemia de coronavirus es otro, viene de China y provoca un bloqueo nunca antes visto en la movilidad de los turistas y pone de relieve una nueva situación internacional, que puede resultar en una victoria política para los chinos, divisiones en occidente, a juicio de los expertos. Lo que nos intriga es cómo surgirá la economía mundial de esto, y en particular el turismo. El escenario, por tanto, es muy preocupante para el sector, particularmente en Brasil.


Ante este catastrófico escenario epidémico, que llevó al diplomático portugués Antônio Guterres, presidente de las Naciones Unidas (ONU), a afirmar que el Covid-19 es el mayor desafío al que se ha enfrentado el mundo desde la Segunda Guerra Mundial, una situación que puede llevar a una recesión nunca antes experimentada, se hace efectivamente necesaria y urgente una acción internacional poderosa y demasiado eficiente.


El crecimiento inicialmente previsto por la OMT para el turismo este año entre el 3% y el 4% ya no se materializará y estamos ante un nuevo panorama, con un escenario incierto para la economía y, en particular, para la actividad turística.


Una vez que termine este drama, nada es para siempre, no será suficiente con apoyar a las empresas, invertir en promociones y realizar eventos para que todo sea como antes. Vamos a lidiar con las incertidumbres de los turistas, aunque una encuesta muestra que buena parte de los brasileños cree que podrán viajar nuevamente en septiembre, volatilidad de los mercados, crisis del transporte, especialmente el aéreo, dudas de inversión y agresividad entre competidores. .


Por lo tanto, los cambios estructurales futuros no nos permitirán simplemente volver al punto en el que todo estaba antes del inicio de la enfermedad. Se necesitará mucho más, especialmente una respuesta realista para mitigar los efectos devastadores del brote en la economía y el turismo. Quisiera que todo esto no fuera más que ficción, pero lo peor es que es un drama demasiado real, cuyo final solo verán los que sobrevivan.


*Director del portalturismototal.com

ABRAJET Bahía

traducción al español: Liliana Díaz

207 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo