• News

El Ceibo cumplió 25 años haciendo Turismo Rural


Hace unos días, recibí un mensaje de Carmen Passarella, propietaria junto con su familia del establecimiento El Ceibo, ubicado en la zona de La Macana y San Jerónimo del departamento de Florida.

por María Shaw “Te escribo porque te voy a hacer un pedido especial. Para cuando puedas y tengas un rato de inspiración. Este mes y este año estamos cumpliendo 25 años haciendo Turismo Rural. Habíamos pensado en hacer una fiesta para muchos amigos que hemos hecho en estos años y que han permanecido en nuestras vidas. Esperamos que antes de fin de año lo podamos hacer.Pero cuando miramos para atrás estás ahí. Y queremos pedirte que escribas unas líneas en relación a cómo nos has visto o me has visto a lo largo de los años. Desde donde te tocó conocerme e interactuar conmigo. No te estreses...lo que te salga espontáneamente. Porque así me gusta la gente.Por nuestra parte te agradecemos enormemente el haber formado y aún formar parte de nuestra aventura y pasión por el trabajo que realizamos”.

Entonces, más que escribir unas líneas, decidí redactar una nota sobre El Ceibo y cómo veo el trabajo desarrollado por Carmen en estos 25 años. Recuerdo muy vivamente mi visita en el año 2002, con mi programa ‘Azul & Verde’ que se emitía por Canal 5. Con mi equipo de producción pasamos un día inolvidable con la familia de Carmen y Joselo Hernández, en un lugar que quedó en mi memoria para siempre. 

Un poco de historia En 1995, en Uruguay el Turismo Rural daba sus primeros pasos. La historia de El Ceibo como estancia turística corre paralela a la historia del Turismo Rural en el Uruguay.

Entrados los años ’80, Rosita O´Brien, una mujer muy emprendedora,fue quien“se dispuso a imponer el Turismo Rural, cuando pasar las vacaciones en estancias ajenas, todavía no estaba de moda”. Según declaró a la revista Paula, de septiembre de 2001: “La idea principal era partir de la propia gente y nuclear una oferta que llegara a tener un desarrollo sostenido, generando una actividad complementaria para el campo en estancias agrícola ganaderas, usualmente con mucha capacidad ociosa, habitaciones en desuso, e imposibles de mantener”. Hacia 1988, con medio centenar de establecimientos funcionando, el turismo rural‘made in Uruguay’pasó a ser noticia. En el 2000, la Intendencia de Florida sumó a O’Brien a su plantel como asesora de la oficina de Turismo.Carmen recuerda: “cuando Rosa vino a trabajar a Florida, me incorporó al equipo y fue una relaciónde ida y vuelta. Yo aprendí mucho de ella”. De a poco, el Turismo Rural fue creciendo y en Florida tomó relevancia al vincularse con lo histórico, cultural, musical, gastronómico, marcando el camino. “Rosa nos hizo brillar como departamento”. Paralelamente, en 1986 surge “Estancias Gauchas”, una central de reservas que Cecilia Regules, maneja desde su agencia de viajes en Montevideo. El Ceibo formó parte de las dos organizaciones y recibió reservas de ambas.

Seguimos conversando con Carmen: “Yo no nunca fui una mujer rural, ni Joselo... (ahora sí lo somos); vinimos a vivir a El Ceibo -el campo de mi familia- por un corto tiempo, apenas volvimos de nuestra luna de miel. La idea era quedarnos unos meses hasta arreglar nuestra casa en Florida, y no volvimos más... Recuperamos la casa, el campo; la naturaleza y el proyecto de Turismo Rural nos fue atrapando, y hoy no sabríamos vivir de otra forma. Llegamos en 1993 y empezamos en Turismo en el ‘95”.Y añade que en ese año también finalizó su carrera: “¡así que soy una sicóloga rural!”. Ella es una mujer de espíritu inquieto y emprendedor, inteligente, simpática, movediza, con iniciativa y garra, y con Joselo-que no se queda atrás- trabajaron codo a codo, para preparar la estancia para recibir visitas y compartir su estilo de vida: “Los primeros turistas nos lo mandó Cecilia Regules; eran 2 matrimonios de Montevideo, que llegaron el jueves 9 de abril de 1995. Empezamos pura y exclusivamente dando alojamiento, luego nos abrimos a recibir visitas por el día; yo siempre he estado muy atenta a las demandas del mercado”, añade la anfitriona, que a la calidad y calidez del servicio, suma la comida criolla -preparada por la misma Carmencita- las atracciones campestres y el lugar, que derrocha paz.

Continuamos hablando de historia. En diciembre de 2000 nace Lares, una empresa que promocionaba a 30 ‘establecimientos con encanto’, salpicados a lo largo de la geografía uruguaya. Entre ellos estaba El Ceibo. Lo describía así: ‘en un medio rústico y muy familiar, resulta ideal para aquellos que buscan contactarse con la naturaleza, sintiendo al máximo las costumbres y tradición de la vida de campo. Esta típica estancia dedicada al agroturismo, se encuentra a tan sólo unos kilómetros de la ciudad de Florida. Es una opción ideal para aquellos que deseen visitar una típica estancia uruguaya, probar la gastronomía de la zona y recorrer el entorno en carro o a caballo. Encontrarán en El Ceibo una hermosa caída de agua, diversas actividades rurales de las que podrán participar, y la posibilidad de recorrer el típico monte indígena que se encuentra dentro de la estancia. Carmen y Joselo estarán encantados de recibirlos en su casa’. Y entre las actividades y servicios destaca: tareas agropecuarias, cabalgatas, paseos en carro, caminatas al monte indígena, paseos en bote en la laguna natural, pesca, visita a Florida y a una bodega cercana (opcionales). “En diciembre de 1995 fuimos socios fundadores de SUTUR, la Sociedad Uruguaya de Turismo Rural, junto a otros 32 establecimientos. Fue como consecuencia de que todos los que trabajábamos en el sector nos habíamos empezado a reunir y compartíamos dificultades comunes.Fue muy enriquecedor conocernos y ser tan determinados y fuertes en ese momento, con la permanente e incondicional gestión de Victoria Mailhos y Patricia Bruce, que cinchaban y cinchaban”.En el primer folleto de SUTUR, se informa que El Ceibo contaba con 15 camas, que puede recibir 150 personas por el día, que dispone de pista de aterrizaje, servicios de transfer, tarjetas de crédito; que ofrece caballos, faenas rurales, flora y fauna, pesca, avistamiento de aves. 


1.- De los primeros folletos de El Ceibo. 2.- La familia Hernández-Passarella: Fabián, Carmen, Joselo y Juan Martín. 3.- Maravillosa glicina de 150 años.

En una nota del El País, del 11 de enero de 2000, se informa que unas 84 estancias turísticas captan más de 30.000 turistas al año, que dejan más de 3 millones de dólares. Si bien se habían pensado para el turismo extranjero, para sorpresa de muchos, entre el 70 y el 80% de los visitantes son uruguayos. En la actualidad, el Ministerio de Turismo califica a este sector como Turismo en Espacios Rurales y Naturales. Hay 119 establecimientos rurales activos  registrados en el MINTUR.

Carmen sigue rememorando: “Te puedo decir que hubo un antes y un después del 2003; cuando un grupo de mujeres empresarias nos pusimos al hombro la idea de impulsar el Turismo Rural, participando en ferias de turismo internacional y buscando las específicas del sector en el mundo. Con Selva Santurión (Fortín de Santa Rosa), Techa Maglio (Hotel Concordia de Salto) y Anne Wyaux (Estancia La Paz), viajamos a España, Italia, Alemania, Inglaterra, EEUU, Corea, Brasil, Argentina, Chile, Perú... y fuimos aprendiendo, tanteando el territorio, conociendo gente, invitando a periodistas internacionales... Ese camino que abrimos, creció y se transformó en una realidad comercial y empresarial, porque detrás del Turismo de Estancias creció el Turismo Interno e hizo que cada departamento se mirara y se sitiera desafiado a mejorar”.Destaca el gran apoyo recibido por parte de los jerarcas del Ministerio de Turismo: Pedro Bordaberry y Roberto Bennett. Y añade: “fuimos pioneras en hacer promociones en los shoppins en invierno”.

El Ceibo hoy En todos estos años, justamente, hemos encontrado a Carmen en innumerables reuniones, conferencias, congresos, seminarios, ferias, eventos, en Uruguay y en el exterior; siempre atenta, muchas veces siendo ella una de las oradoras para exponer con profesionalismo y solvencia, sobre el Turismo Rural en general y sobre El Ceibo en particular.

En El Ceibo todo el año es ‘temporada’. “En otoño e invierno vienen uruguayos, en primavera se suman extranjeros, que son  los visitantes de verano”.La propiedad -que data de 1849- tiene varias hectáreas para recorrer y descubrir; una laguna natural, playa de arena en un afluente del río Santa Lucía, cascada natural sobre un manto de piedras y monte indígena. En ese paisaje tranquilo, habita una amplia variedad de aves. Sus salidas y puestas de sol son esplendorosas. La casa con techos de paja y cálida decoración campestre, invita a disfrutarla. Las habitaciones soncómodas, cada una con una decoración única, baños amplios y diferentes servicios. 



En el patio interior protegido por una monumental glicina que cumplió 150 años, o a la sombra de añosos árboles, las horas pasan tranquilas, arrulladas por el canto de los pájaros; ideal para disfrutar de un buen libro en un entorno relajante y apacible. O elegir andar a caballo, a campo abierto; recorrer los alrededores de la estancia, en un contacto único con la naturaleza. Otra buena opción es acercarse a las costumbres y tradiciones rurales, ayudar en el tambo, participar de actividades criollas realizadas por la familia en el establecimiento... Todo invita a disfrutar de ese entorno mágico, el lugar perfecto para pasar unos días relajados y unas vacaciones inolvidables.

Para ello ofrece diferentes opciones: visita por el día; o con alojamiento sólo con desayuno campero, con cena, o con pensión completa y actividades propias del establecimiento, así como alojamiento por tiempo prolongado. Cuenta con servicio de Internet, televisión, cobertura de servicio de emergencia móvil. Y brinda la atención cálida y personalizada para un día de campo familiar, grupos de estudiantes, alquiler de salón para fiestas, cumpleaños, casamientos, reuniones y eventos empresariales. El equipo de trabajo liderado por Carmen y Joselo también lo integran un casero y un ayudante.

A la estancia El Ceibo se llega por la ruta 5, Km. 98, pasando la estación Ancap, a la derecha, 16 kilómetros por camino vecinal y a la izquierda. En total, son 113 kilómetros desde Montevideo. Teléfono 43502013 - Móvil: 099125761-www.elceibo.com.uy

264 vistas
registrate para estar informado
  • Grey Google+ Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2018 by Editorial Turística Internacional.  TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

contacto@editorialturistica.com

Montevideo, Uruguay

  • Google+ Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon