• News

Cinco años de gestión turística en Paysandú


Cuando asumimos el compromiso de trabajar en la Dirección de Turismo, nos propusimos poner nuestros esfuerzos en posicionar al sector como herramienta complementaria para el desarrollo de Paysandú.


por Mag. Juan Andrés Pardo*

Tradicionalmente, cuando se habla sobre turismo en Paysandú, lo que al sanducero enseguida se le viene a la mente es “termas”. Y sí, la gestión de los complejos termales (como también la costa) es importante, pero el diseño de la política turística departamental requiere de acciones estratégicas que abarcan mucho más que eso. Por eso, entendimos que era necesario diseñar un plan donde nos pusimos como objetivos generales:


1. Fomentar la creación y apoyar productos turísticos

Se impulsaron y apoyaron nuevos circuitos en la ciudad (tours sobre cerveza artesanal, visitas guiadas a la Ex Norteña, recorrido sobre la historia reciente, Defensa de Paysandú (creación de Vigilia por los Defensores cada 2 de enero), recorrido y mojones sobre Los Iracundos, entre otros. En el interior, circuitos diversos y nuevos eventos en Guichón como Luna Llena en los palmares y apoyo a eventos innovadores y exitosos como “Vuela Termas” en Almirón. La integración a las rutas y promoción turística de atractivos diversos como los que detectamos en Piñera-Beisso, Estación Queguay y Esperanza. Es importante destacar que como nunca antes, se integraron a la promoción productos y circuitos turísticos más allá de termas, Paysandú ciudad y Semana de la Cerveza, elementos que históricamente eran básicamente los únicos promocionados.


2. Potenciar la promoción del destino turístico

Lo más relevante en este aspecto sin dudas fue la creación de la marca “Descubrí Paysandú”. Por primera vez en la historia, Paysandú cuenta con una marca para venderse al mundo y ello sin dudas ha sido estratégico en el sentido que hoy el turismo encuentra en Internet y las redes sociales, la principal herramienta para difundirse. El portal y Facebook Descubrí Paysandú ha permitido que miles de personas conozcan atractivos y servicios existentes en el departamento. A modo de ejemplo, solo en 2019 ingresaron más de 100 mil visitas al portal web.


3. Capacitación / Sensibilización

En coordinación con INEFOP y MINTUR, logramos llevar adelante diferentes instancias de formación para actores del sector.

En un departamento con fuerte tradición industrial como Paysandú, donde aún el turismo no ha sido adoptado con la relevancia que merece por amplios sectores de la sociedad sanducera, nos parecía fundamental comenzar a dar pasos en este objetivo que en realidad requiere de un largo proceso, mucho más allá de cinco años. Por ello impulsamos –entre otras propuestas- el programa “Paysandú a Pedal” (circuitos en bici para conocer lugares e historias) y/o los viajes de familiarización para la comunidad en Guichón, ambas iniciativas con la finalidad de que los habitantes locales conozcan más sobre su potencial y también tengan mayores elementos para saber venderlo al mundo. Fue importante también la elaboración de la primera guía turística del departamento, que se puede descargar en formato digital y que en su momento fue distribuida en formato papel a hoteles y restaurantes del departamento. Vale mencionar el fluido vínculo que logramos con los estudiantes del bachillerato de Turismo de la Escuela Técnica Superior (UTU), logrando acuerdos para que futuros profesionales del sector, cumplieran un destacado rol como voluntarios en cada edición de la Semana de la Cerveza y otros eventos realizados en Paysandú.


4. Promover asociativismo entre actores locales y regionales

En buena medida logramos tejer un trabajo en red interesante, integrando en el diseño del plan de desarrollo turístico a actores turísticos de ciudades y pueblos que nunca antes habían sido parte en la discusión. En este sentido, destacar el trabajo inédito realizado en pequeñas localidades como Estación Queguay, Piñera-Beisso y Esperanza. En el primer caso, promoviendo el proyecto “La estación más linda” que busca posicionar a Lorenzo Geyres en el mapa turístico nacional a través de su estación. En el caso de Piñera-Beisso, a través del programa Cosas de Pueblo (OPP) lideramos un proceso de trabajo a través del cual, entre otras cuestiones, pudimos concretar el primer escenario al aire libre en la zona. En ambos casos, trabajo que realizamos de manera articulada con la comunidad y municipios locales respectivos, demostrando en este último caso que es posible trabajar por el bien común más allá de colores políticos. Como debe ser.


En Esperanza, asistimos a actores locales en el diseño de un circuito turístico que se ha realizado en varias ocasiones con muy buena participación de público.


Ni que hablar lo importante que fue el trabajo en clave de región con el Corredor Pájaros Pintados, que no tengo dudas también fue clave para Paysandú, permitiendo un aumento de visitantes e ingresos generados por turismo receptivo, cifras que pueden conocerse en detalle en la web del Observatorio Turístico CPP. También se generaron alianzas con Colón y Concepción, que permitieron un mayor intercambio entre actores e informantes turísticos de ambas orillas y mejorar la promoción de Paysandú en aquellas ciudades vecinas.


Siempre se puede ir a más, sin dudas, pero creo que en este periodo que culmina se sembraron varias semillas respecto al desarrollo turístico departamental. Por otro lado, es indudable que Paysandú cuenta con un tremendo potencial turístico aún para desarrollar, ojalá más allá de la Dirección de Turismo que asuma, la sociedad sanducera tome conciencia de su relevancia.

El turismo dignifica a las comunidades porque a través del turismo se revaloriza la identidad de los pobladores locales pero principalmente porque el turismo genera trabajo.


* Coordinador de Turismo IDP 2015-2020


86 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo